logo Unión Coruñesa
linea azul
La Coruña, extra parlamentaria
linea azul

Que los grandes partidos políticos han despreciado históricamente a La Coruña, es algo que sabemos y sufrimos todos los ciudadanos coruñeses. En los últimos 30 años, la pérdida de peso político de nuestra ciudad es un hecho fácilmente contrastable, pero el record humillante y vergonzoso lo podemos constatar observando la relación de diputados y diputadas en las Cortes Generales por la Provincia de La Coruña: ni un solo coruñés, ni una sola coruñesa. Con el abandono de su escaño, Antonio Erias, vigués de nacimiento y rebautizado coruñés por el PP, manteniéndolo varias legislaturas como candidato a la alcaldía de La Coruña, nuestra ciudad se ha quedado sin ninguna referencia en el Parlamento nacional. Desde las primeras elecciones democráticas es la primera vez que se produce este insultante hecho, teniendo en cuenta que La Coruña, además de ser la capital de la provincia, esto todavía no nos lo quitaron, multiplica por cinco en población a cualquier otro ayuntamiento de la provincia. Sin duda esta situación es un síntoma inequívoco del desprecio de las grandes formaciones hacia nuestra ciudad.

Para que no quede duda mostramos la relación de Diputados y Diputadas por nuestra provincia que publica la web oficial del Congreso de los Diputados:

Cortizo Nieto, Miguel Ángel. Grupo Socialista. Santiago de Compostela
Rodríguez Vázquez, María Paloma. G. Socialista. Ferrol
Pérez Fernández, Rosana. G. Mixto. A Pobra do Caramiñal
Gónzalez Vázquez, Marta. G. Popular. Santiago de Compostela
Moraleja Gómez, Tristana. G. Popular. Lugo
Pérez Ínsua, Antonio. G. Popular. Noia
Ruano Gómez, Juan de Dios. G. Popular. Cuevas de San Marcos (Málaga)
Varela Lema, Margarita. G. Popular. Cabana de Bergantiños

Vista la relación anterior, no cabe duda de la tropelía que los grandes partidos cometen con nuestra ciudad, favoreciendo el alejamiento entre los ciudadanos y sus representantes que jamás han planteado la más mínima cuestión de interés para La Coruña en el Parlamento. Es natural; ni son de aquí, ni nuestra ciudad les importa un bledo; ni a ellos, ni a sus Partidos