logo Unión Coruñesa
linea azul
"no me van a callar nunca"
linea azul

Advierte a Carlos Negreira que "un alcalde pasa a la historia por lo que hace, no por lo que deshace"

"Falla el sistema". Así de claro se pronuncia Carlos Marcos cuando se le pregunta por qué su partido se ha quedado, por segunda ocasión consecutiva, a las puertas de María Pita. Con más de 4.600 votos, Unión Coruñesa volvió a chocar con una barrera, la del 5 %, «establecida en favor de los dos grandes partidos a los que no les interesa que las minorías tengan representación».

-¿Qué les ha fallado?
-En primer lugar, las encuestas, que nos daban un porcentaje de voto muy bajo y que hizo desistir a mucha gente, que me lo dijo posteriormente y que, cuando vieron que por unos cientos de votos nos quedamos fuera, lo sintieron de verdad, porque creían que Unión Coruñesa era útil.

-¿El voto útil de castigo al bipartito se canalizó hacia el PP?
-Sin duda. En vez de municipales, se les dio forma de primarias, se olvidaron los problemas reales de La Coruña y los dos grandes partidos forzaron la polarización del voto, para castigar o refrendar a Zapatero. No estaban pensando en La Coruña.

-¿Cómo ve el mapa político?
-Hay lo que hay. Nos encontramos con un gobierno sin una oferta concreta y una oposición que no aporta nada. Nosotros propusimos en su momento un plan, un proyecto, un modelo de ciudad y yo ahora echo de menos ese modelo que ilusione a los coruñeses para que se pongan a empujar el carro y salir adelante.

-¿Cómo valora los tres primeros meses del nuevo gobierno local?
-Lamentablemente, han pasado tres meses y aún no tenemos datos para enjuiciar la calidad del nuevo gobierno. Pero lo que sigue sin ser alimentado es la autoestima de los coruñeses. En los últimos tres meses La Coruña ha sido noticia por el descenso del Deportivo, los dos muertos de San Juan, la pérdida de los Carduchos, la supresión de vuelos en Alvedro. No ha habido noticias positivas. La moral de los coruñeses sigue igual de baja, con grandes esperanzas, que por eso se le dio una mayoría absoluta al PP, pero la tiene que gestionar, no es suficiente analizar facturas. Eso hay que hacerlo y se puede dedicar un concejal y 50 funcionarios, pero el resto tienen que crear. Un alcalde pasa a la historia por las cosas que hace, no por las que deshace.

-Hablaba del impulso de la sociedad civil, pero ¿cómo se puede articular?
-En La Coruña hay grandes emprendedores y fortunas. A esos es a los que tiene que llamar el gobierno local, explicarles el proyecto y pedirles que apuesten por él. Pero hay que tener proyecto, porque el nadismo no conduce a nada. Dígame cuál es su proyecto, porque se ha vendido mucho humo y ahora estamos en la realidad.

-¿Cuál debe ser el modelo de ciudad?
-Hay que reforzar la ciudad de servicios, ocio y turismo, hay que captar flujos de visitantes exteriores. El pequeño comercio necesita un plan de choque, de sectorialización, hacer de San Andrés la gran calle de los anticuarios, no permitir que la calle Barcelona siga muriendo. ¿Dónde está aquella agresividad del PP contra las medidas que estaban asfixiando al pequeño comercio?

-¿Repetirá en el 2015?
-Yo u otro, pero Unión Coruñesa seguirá salvo que haya un cambio brutal y el gobierno empiece a conseguir inversiones y encamine la ciudad. No me callarán nunca, nos acompañen o no los resultados, porque no vivimos de la política ni venimos a buscar un cargo de acomodo.